Por Daniel Pérez
@Jovendaniel

Los ’emos’ de la Publicidad

Para dejar de llorar

Los ’emos’ nacieron en la cultura anglo; y por esas curiosidades de la vida, pareciera que se inspiraron en algunos publicistas de Ecuador. 

emo1

Conocí a varios publicistas ecuatorianos, incluso con menos onda que un ’emo’, y más llorones. Si el ‘brief’ no era el problema, era el cliente; si no era el cliente, era la marca; si no era la marca, el presupuesto; si no era el presupuesto, era el ‘planning’; si no era el planning, era porque no había ‘planning’, o si no era por cuentas, o por el director creativo;  si no era por él, era por su propia  dupla.

Una cadena de llanto interminable que trata siempre de cubrir las pocas ganas de enfrentar un papel en blanco y ponerse a pensar.

El primer paso para dejar de ser un ’emo publicitario’, es dejar de llorar e invertir ese tiempo, y ver que las peores cosas de Ecuador son las oportunidades más grandes que tenemos. A continuación, hablemos de algunos ejemplos.

Amigo ’emo’, no hay grandes marcas como Nike haciendo grandes campañas, es verdad; no se manejan las grandes decisiones de las grandes marcas, pero hay una gran cantidad de marcas locales de gran calidad en sus productos, las cuales necesitan crear sus conceptos desde cero, algo que muy pocos creativos en el mundo tienen el lujo de hacer; y en Ecuador, esa oportunidad existe y mucho más que en otros países.

Amigo ’emo’, no hay dinero para producir, pero amigo ’emo’, una buena idea no depende del dinero, y al no tener un gran presupuesto, puedes explorar otros formatos de contenido más baratos y de gran relevancia en la realidad de Ecuador. Por otro lado, al no tener  presupuesto, puedes tú mismo hacer la producción de la pieza, algo que en otros mercados es imposible. Puedes agarrar una cámara, un cartón y ver qué pasa. En otros países, toda producción es hecha fuera y nunca tendrías esa libertad de experimentar y proponer algo distinto y hacerlo a tu manera.

Amigo ’emo’, los clientes no entienden nada, lo cual es mucho mejor, porque tienes la suerte de construir junto a él un proceso de entendimiento sobre el trabajo creativo. Vas a tener mucha más posibilidad de experimentar junto él e ir aprendiendo juntos, porque no somos nadie para decir si el cliente es bueno o no. Al final del día las agencias son tan buenas o malas, como la calidad del cliente que es capaz de desarrollar. Te aseguro que Dan Wieden haría algo bastante bueno con tus peores clientes.

Amigo ’emo’, si tu excusa es “estaba mal el ‘brief'”, entonces, ¿por qué lo recibiste?, ¿por qué lo trabajaste?, ¿por qué no te paraste de tu silla y en vez de ver qué zapatillas vas a comprar, te acercabas a cuentas o ‘planning’ y junto a ellos ponías tus puntos sobre la mesa? E incluso junto al cliente escribían juntos el ‘brief’. Hasta hoy, nunca he visto un ‘brief’ ser juzgado en un tribunal por hacer algo malo.

Amigo ’emo’ publicista, espero que estos pocos ejemplos sirvan para darte cuenta que en donde ves algo malo, puede existir una gran oportunidad y así tal vez, un día dejes de ser un ’emo’ publicista y te conviertas en un creativo, en una persona que se alegra con los problemas, porque sabe que una buena idea es superior a cualquier cosa. Una buena idea puede cambiarlo todo. El mundo se mueve gracias al mundo de las ideas, un mundo en el cual los ’emos’ no tienen cabida. Un mundo donde una nueva generación de ecuatorianos están entrando y cada vez más.

Amigo ’emo’, si bien existes, lamento decirte que aunque llores todo el día, tu mala onda nunca va a ganar. Siempre una buena idea destruirá las barreras, las cuales a ti no te dejan avanzar. Y si después de leer esto sigues sin reflexionar, te invito a ver el caso de “Evolucionarios” de La Facultad, que más allá de los premios y los resultados, es una idea muy grande, de un país muy chico, pero no por eso menos grande.

Video del caso Evolucionarios: